El pozole mexicano: un sabor que trasmite parte de la historia mexicana

 

Como en toda cultura, los platillos que han pasado de generación tras generación tienen y cuentan una historia y en México tenemos muchos platillos que vienen cargados de historia desde la época prehispánica.

Desde los ingredientes hasta platillos elaborados nos llevan a las raíces más profundas que, en nuestro país, han trascendido a través del tiempo y a pesar de los acontecimientos.

Algunos ingredientes causaron curiosidad a aquellos que vinieron a una conquista y ahora son parte de la gastronomía internacional.

Podemos pensar en el cacao, aguacate, amaranto, nopal, chile, jitomate,  epazote, frijol, calabaza y particularmente el maíz.

Sí, nuestra cultura crece alrededor de este alimento sagrado que es el maíz y ha sido fuente y base de la alimentación básica desde tiempos prehispánicos.

Resultado de imagen para pozole

Y del maíz podemos encontrar una y mil derivaciones que dan paso desde la sencilla y mundialmente conocida tortilla o a platillos más sofisticados que traen un significado junto con ellos.

Si bien muchos de nosotros asociamos una fiesta mexicana con tacos, enchiladas y tostadas, hay muchos otros platos mexicanos auténticos tradicionales que vale la pena probar.

Y uno de ellos es el pozole que es una comida deliciosa, abundante y sabrosa que se ha disfrutado durante siglos. ¡Y es hora de que lo pruebes!

  1. a) El pozole y su historia

Similar a muchos platos mexicanos, el nombre pozole se origina del náhuatl y tiene una historia significativa.

El ingrediente principal es el maíz. Debido a la creencia de que los humanos fueron creados por los dioses del maíz, en la historia azteca mexicana el maíz se consideraba una planta sagrada.

Por lo tanto, los aztecas y otros pueblos mesoamericanos solo se cocinaba en ocasiones especiales.

  1. b) ¿Qué es el pozole?

Este platillo es básicamente un cruce entre sopa y estofado. Es un plato popular y querido en todo México y se disfruta comúnmente para eventos y ocasiones especiales como bodas, Día de la Independencia y Navidad.

Se describe como una comida casera mexicana, porque te calienta de adentro hacia afuera.

El ingrediente principal que está hecho de maíz seco y sin cáscara que se hierve (a menudo en agua con cal) para que se hinche, a este proceso se le llama nixtamalización.

 

Fuente: www.kiwilimon.com

 

 

Tiene una textura masticable y se asemeja vagamente al mismo sabor que una tortilla de maíz.

Una vez con el maíz nixtamalizado, se puede preparar este platillo de varias formas y las principales incluye cerdo ajo, cebolla y sal.

 

Fuente: gourmetdemexico.com.mx

 

Se sirve con cualquier cantidad de guarniciones, incluidos chiles, salsas, cebolla picada, aguacate, rábanos, lechuga y repollo.

Fuente: www.lavanguardia.com

 

De hecho, suele tener un sabor diferente en distintas regiones del país ya que cada estado presenta sus propias variaciones.

Hay 3 tipos principales: el rojo, el blanco y el verde.

Cada una de estas variaciones contiene ingredientes ligeramente diferentes (que derivan incluso en su color) y, por lo tanto, un sabor ligeramente diferente para disfrutar.

Resultado de imagen para pozole

Si no has probado el mexicano antes, ¡es imprescindible!

La próxima vez que decidas disfrutar de una deliciosa comida mexicana, prueba este singular platillo siguiendo el protocolo (es genial ver cómo lo preparamos colocando cada guarnición).

 

Fuente: www.infobae.com

¡Te prometo que no te decepcionará!