¿Se pueden prevenir las cataratas en los ojos?

Existen muchas enfermedades cuyo principal detonador es el envejecimiento. Esto es debido a que, con el paso del tiempo, los distintos procesos y funciones que conservan la vida y la salud de nuestro organismo se van haciendo más lentos, los tejidos y órganos se desgastan y la regeneración celular también se retarda.

Esto conduce a la inevitable y quizá no muy alentadora conclusión de que, eventualmente, seremos alcanzados por la enfermedad, por más cuidados y atenciones que pongamos a nuestra salud.

Las cataratas en los ojos están entre esas enfermedades que se asocian principalmente con la edad avanzada. Y, efecto, su incidencia es mayor entre la población a partir delos 40 años y afecta, aproximadamente, a la mitad de las personas mayores de 60 años. Por tanto, es común pensar que este problema ocular es exclusivo de la tercera edad y que hasta cierto punto es inevitable, ya que se debe a un desgaste de la estructura ocular.

cataratas

No obstante, y como sucede con la mayoría de las enfermedades, existen medidas preventivas que pueden evitar la formación de cataratas (después de todo, hay muchas personas mayores que no las padecen), o bien retardarla y hacer que sus manifestaciones sean menos severas y más sencillas de tratar.

Para entender esto, veamos, en primer lugar, qué son las cataratas. El ojo tiene un lente natural, llamado cristalino, que permite reflejar la luz en la retina. Las cataratas son opacidades que se forman en el cristalino, lo cual impide que la luz se proyecte adecuadamente a través de él y que las imágenes se formen con claridad en la retina. De ahí la disminución y eventual pérdida de visión que se pueden producir.

El desgaste celular es una de las principales causas de formación de opacidades en el cristalino, por ello es que las cataratas son más frecuentes en personas de la tercera edad. Sin embargo, existen otros factores de riesgo, que pueden propiciar o acelerar la aparición de esta enfermedad. Estos son los principales:

  • El tabaquismo. Entre las muchas complicaciones para la salud que provoca el consumo de tabaco, está el daño a los tejidos oculares. Diversos estudios han comprobado que fumar incrementa las posibilidades de padecer cataratas y otras enfermedades visuales.
  • La diabetes. Aunque la retinopatía es la principal enfermedad visual asociada con la diabetes, los niveles anormales de azúcar en la sangre también aceleran la formación de opacidades en el cristalino.
  • Los rayos UV. La radiación solar intensa no sólo es nociva para la piel, también lo es para el ojo y todas sus estructuras. Exponerse al sol sin la debida protección –que en el caso de los ojos consiste en el uso de gafas oscuras con filtro UV- aumenta el riesgo de padecer cataratas, incluso entre personas jóvenes.

prevencion-cataratas

Con base en los factores de riesgo anteriores, también podemos deducir cuáles son las mejores medidas preventivas, para evitar o retardar la formación de cataratas:

  • Dejar de fumar
  • Llevar una alimentación balanceada, baja en azúcares y rica en proteínas y vitaminas
  • Usar gafas oscuras con filtro UV y, de ser posible, sombrero, al exponerse al sol
  • Acudir a revisión oftalmológica general, por lo menos una vez al año.