A veces lo más sencillo es mejor o “menos es más”

Sí, a veces lo más sencillo es mejor o como dice aquella frase, “menos es más”.

Como mamás, nos topamos todos los días ante la disyuntiva de qué preparar para la comida.

Y si eres de las mamás que cuidan de su familia, estás buscando en todo momento que la comida cubra lo más posible con los requerimientos nutricionales además de que sea rica.

mama_cocinando

Después de un buen tiempo, la misión para hacer de comer se hace cada vez más difícil y para algunas mamás es desesperante preguntarse todos los días ¿qué hacer de comer hoy?

Bueno, si eres de mi clan, sabrás que este tema a veces se puede resolver visitando algunas páginas de Internet y sacar varias recetas o revisar algún libro o revistas.

Esto te permitirá armar un menú semanal y hasta te ayuda para preparar de la mejor manera una despensa y hasta el presupuesto.

A lo mejor te puede ayudar por varios meses y hasta años como a mí, solo que también llega el momento en que esta tarea llega a ser un tanto enfadosa.

Y bueno, la cuestión es que algo que he aprendido durante el camino es a respirar y darle la mejor cara a esta situación.

En ocasiones y durante la semana, va quedando ese poquito de guisado de un día, del otro, así que a veces solo reúno todo y armo una taquiza.

Es increíble lo sencillo que esto puede resultar y lo mejor es que les encantan a mi familia, ya que pueden elegir de entre la barra de opciones lo que mejor les agrade.

Solo preparo algunos aderezos o acompañamientos, como salsas, o pico cebolla, o preparo un guacamole.

La cuestión es que cuando hago esto, descansa mi alma al menos una vez a la semana.

familia-comiendo

Este tema de facilitarse la vida ante la cotidiana tarea de hacer de comer todos los días se puede llevar también a la hora de realizar algún tipo de evento o reunión especial en casa.

Después de ver que son muy bien recibidos los tacos, ya no me quiebro la cabeza pensando en qué hacer para esas reuniones familiares.

Así que contrato alguna de las taquizas para fiestas y me olvido de todo los desaguisados que esto conlleva.

Lo más interesante del caso es que no me desgasto y quedo muy bien ante mis invitados.

Como te lo mencioné al principio, a veces lo más sencillo es mejor, o como dice la frase, “menos es más”.

A veces nos enfocamos en hacer algo muy elaborado, complejo o hasta caro, cuando lo más sencillo resulta más rico y bien recibido.

Retomando el tema de hacer la comida cotidiana, creo que cada una estamos buscando la mejor de las opciones, ya sea buscar recetas, compartirlas, preguntar a las amigas, a la misma familia o sencillamente recurrir al refrigerador y sacar todo lo que hay y que cada quien se sirva.

En fin, es un tema de todos los días y espero poder continuar ofreciéndole lo mejor a mi familia aunque a veces quiera salir corriendo de la cocina.